December 27, 2007

punto aparte


Durante esta semana de fiestas y de fuertes emociones familiares, han llegado noticias muy tristes de la muerte de personas. Para nadie es fácil el fin de año con fuertes sacudidas.

Entonces busqué un poema para mandarle a una persona que perdió su hijo en un accidente y encontré algo que comparto aquí.

A lo mejor alguien que pase por aquí se inspira al leerlo, se tranquiliza o se emociona.

a lo mejor, no.

A todos: que sea un mejor año el que viene. punto aparte.



O rio

Uma gota de chuva
A mais, e o ventre grávido
Estremeceu, da terra.
Através de antigos
Sedimentos, rochas
Ignoradas, ouro
Carvão, ferro e mármore
Um fio cristalino
Distante milênios
Partiu fragilmente
Sequioso de espaço
Em busca de luz.
Um rio nasceu.

Vinicius de Moraes

(foto mía: patagonia argentina - marzo 2007)

6 comments:

esteban lob said...

También, Paola, me han conmovido noticias que aun cuando ajenas, las he tomado como propias porque pudo haberle sucedido a cualquiera de los nuestros. El horrendo asesinato de una mujer en una camioneta, luego de vivir horas de calvario junto a sus secuestradores, y la súbita muerte de un niño en una piscina, son hechos que acongojan.

Es lindo el poema que has seleccionado.

Que tengas junto a los tuyos un excelente año.

Sureando said...

Así es la vida. Uno no espera ni piensa que un hijo partirá primero, eso es terrible.
Lindo poema has colocado.
Un abrazo grande para ti Paola, ha sido muy grato conocerte y a tu familia a través de ese magnífico libro que me has enviado.
Feliz Navidad y feliz año 2008

clauarroyo said...

Con este tipo de tragedias no queda más que agradecer lo afortunado que podemos ser sin muchas veces valorarlo. S el poema es de Vinicius no se puede esperar más que lindas palabras.
Muchos besos Paola y te deseo un gran 2008.

El Guanaco Volador said...

Paola, tu foto es fantástica, la belleza de la tranquila soledad siempre ayuda.

Besos y buen año

NoLo said...

paso a dejarte un saludo y mismejores deseos para este año 2008
besos

Blas Torillo said...

Hola Paola.

Entender la muerte como una partida hacia la búsqueda de la luz ciertamente reconforta. El dolor, creo, al que tememos es a la separación, una especie de adiós definitivo. Pero buscar la luz es una buena manera de enfrentar ese temor.

Que el año sea mucho mejor de lo que esperas.

Besos.