February 5, 2009

desaparecida en acción

Ando desaparecida del mundo bloggero por una razón muy simple: los sueños a veces se convierten en realidad. En verdad, he sido muy privilegiada... ya que mis ganas de patagonear si realizan hoy.

Aca estamos con Pablo, viviendo en la Patagonia. Y como no tenemos buena señal de internet, no podemos mandar fotos. Ni abrir muchas páginas. Ni publicar en la web. Una fomedad para quien, como yo, era lectora adicta de mis queridos amigos del cafe patagonia, amigos bloggeros.
A veces alcanzo a leerlos. Es muy dificil hacer calzar la buena conexión con el minuto de tranquilidad y con las horas de electricidad.
Mientras tanto, acumulo experiencias. Investigo y saco fotos. Todo mientras administramos un hotel en la estancia. Tremenda experiencia.
No ando tan desaparecida. Ni quiero dejar a un lado estas páginas. Solo es por un tiempo, hasta que nos organicemos mejor y sepamos por donde sigue la carretera.
Mientras tanto trabajamos y aprendemos de este momento importante que se nos ha presentado como una gran oportunidad.
aprovecho de decirles a Vanellus Chilensis, al doctor Matias, a Beatriz y a los enamorados de la tierra y el mar de magallanes... que con lo poco que he conocido de este lado de la patagonia, se me ha agrandado el corazón.

un abrazo desde la tierra de los tehuelches, de los pumas, de los baqueanos, condores, zorros, caiquenes... y tantos más.

3 comments:

SUREANDO said...

Querida Paola: estuve 5 semanas por esas tierras, pero en un plan muy personal y emotivo.
Qué gran experiencia debes estar viviendo y qué cambio en el trabajo.
Felicidades para ti y ojalá puedas conectarte.
Un abrazo
Beatriz

Danka said...

Querida Paola: ¡Que alegría reencontrarte!. Padecemos la misma enfermedad, no poder conectarnos como quisieramos. La última vez que te vi fue cuando publicaste una foto desde la estancia. ¿cómo ha estado el viento?. Por acá terrible, dos meses sin parar, ni un solo día de verano. pero paciencia, tendremos un buen invierno. Un abrazo grande para tí y Pablo y mis deseos de mucho éxito en esta nueva y maravillosa aventura.

Adeline de Smet d'Olbecke said...

queridisima,
leyendote me llené de vida y de nostalgia por los tiempos de antes, donde había tanto viento pero uno era super feliz con la vida simple.
Ahora estoy en una etapa nueva, que no por ser diferente dejo de disfrutar. he aprendido a entender esta ciudad.
ojalá algun día pueda volver a ese lugar.
un abrazo.