August 26, 2007

milbesosyoledi




Algunas cosas difíciles de comprender.


Puerto Montt está viviendo un boom económico. Baja cesantía, alta inversión extranjera y nacional tanto en las salmoneras como en turismo. Ojalá ese boom se invirtiera en educación. EDUCACION. eso. la educación enseña a valorar lo propio. Patrimonio. A lo mejor el mal gusto también es patrimonio. ¿Será éste, otro de esos momentos en que el silencio debe reinar y donde debiera quedarme callada? mmmmm no. No creo. Puerto Montt es una de nuestras puertas al mar. Y una de nuestras puertas a la patagonia.




Puerto Montt me cargaba, siempre gris, sucio, lleno de colectivos, no sé. Tenía algo raro que me incomodaba. No era como Puerto Varas... o como Castro. Era un lugar para pasar rapidito y no quedarse. Yo era más chica y no sabía apreciar ciertas cosas. Por ahí hemos conversado de que todo lugar tiene su encanto. Y su desencanto que puede ser encantador.




El 2003 y el 4 tuve que viajar muchas veces, debido a un par de investigaciones periodísticas que tenía a cargo (desenmascaré a un colombiano que engañaba a la gente con un programa de radio, abusando de la fe), a la Región (X) de los Lagos. Y aprendí a moverme por Puerto Montt. recorrí la parte antigua. Las nuevas poblaciones. Caminos y calles de barrios en decadencia y barrios sobreviviendo. El Puerto Montt tradicional y el pretencioso. El de los delincuentes y del pequeño hogar de ancianos que hace milagros... Ya. Le tomé cariño. Le perdí el respeto a Angelmó que estaba dejando de ser único para ser lo más parecido al mercado central de Santiago (con más pisos y mariscos más frescos)...y le tomé cariño a esa torpeza.


Y ahora, un par de años después... más vieja. con mejor ojo. más paciente. ahora que estuve un par de días caminando puerto montt, descubrí su verdadera gracia: es el mal gusto. Esta ciudad está llena de historia... llena. Edificios antiguos de madera exquisita, tejas de alerce milenario de los tiempos más ingenuos de nuestra ignorancia, colores borrosos de lluvia... hay que buscar. hay que salirse de lo típico... de lo que uno pensaría.... voy a puerto montt, caminaré por la costanera... miraré el mar. Eso. hay que mirar el mar y arrancar. no dar vuelta atrás... porque ahí está el shopping center ("el mall") y más allá... ahí está la escultura... sentadofrentealmarpamparamparampammilbesosyoledi.


Puerto Montt hace la oda al mal gusto. No sé si es algo negativo... a lo mejor esa es SU gracia.


Si mis amigos de la patagonia temen que se convierta Guadal en Miami... yo creo que el ejemplo es esta ciudad a la que he aprendido a conocer y a querer. Miren Puerto Montt y su oda al mal gusto. ¿Será su gracia?


(la foto es mía... de principios de agosto)

9 comments:

Pao said...

No sé si Puerto Montt será una oda al mal gusto, nunca me he detenido mucho por ahí. Para mi siempre ha sido una ciudad de paso, para llegar a visitar a la familia en Chiloè. Lo que siempre hago es visitar Angelmó y comer en sus cocinerias.
Pensando bien, creo que los mas conozco de Puerto Montt es el Aeropuerto y Terminal de buses...jiji.
Al menos para mí se merece otra oportunidad.
saldudos Tocalla!!!

El Guanaco Volador said...

Paola,

El mal gusto "define"...y requiere grandes dosis de tolerancia...

Es evidente que tienes mucha.

Gracias por tus palabras

Curiosidades Patagonicas said...

Piesnso como tu y la mayoria de ayseninos que alli nos bajamos del avion y continuamos con nuestros caminos ya sea a Valdivia, como en mi caso, Temuco o concepcion, agregaria un par de cosas el transito es un caos tratar de llegar al centro a las 8 de la mañana te puede tomar mas de media hora facilmente, la cantidad de borrachos cerca de los trenes al lado de la escultura del mal gusto. Cosas positivas pa nosotros los que vivimos en el Litoral de Aysen aislado es el primer lider y falabella que encontramos y la vista al salir navegando en barco es maravilloza

esteban lob said...

Hace ya muchos años que no he ido a Puerto Montt, de modo que lo último que me queda como concepto, es la forma idílica en que lo describe la canción de Los Iracundos.
Pero esto de "una ciudad linda al lado de una fea" vale para Viña con respecto a Valparaíso, La Serena con relación a Coquimbo y muchos etcéteras.
Claro que todo depende del cristal con que se mira, porque ciertamente los habitantes de Valparaíso y de Coquimbo creen que en su estilo ellas son ciudades más interesantes
que las promocionadas como focos turísticos en su entorno.
Yo recuerdo gratamente Puerto Varas, pero siendo tan distinta a Puerto Montt, al paso del tiempo no tengo un concepto tan pobre de ésta
última. Eso sí, puede ser hoy muy distinto a hace unas décadas.

Cariños.

Pamela said...

Creo que te entiendo. La foto me encantó anyway....

hay un premio pra vocé en mi vanelluschilensis...besitos

paola said...

queridos, gracias por sus comentarios... en verdad lo que quiero decir es que a pesar del "mall" y de la estatua (se ve mejor en la foto que en persona!) y otros detalles, las gracia de puerto montt puede ser justamente esa...por eso digo que me he reconciliado con esta ciudad! Y lo mejor es poder descubrir rincones que aún se conservan...
pao, prueba un día buscar las casas viejas o el bosquecito de alerces que está camino al aeropuerto... guanaco, no sé si tolerancia es la palabra, creo que es "humor"... curiosidades, tiene mucha razón! es la puerta para llegar a chiloé y a la región de aysén... el problema está en que no hacen aún los caminos completos para unir ambas regiones! ay...Esteban, a mí me pasa que no trago mucho Viña... me parecería que Valparaíso es la niña bonita... y Viña la feíta... Puerto Montt quiere ser viña, a lo mejor?
Pame, un premio??? para mí???? plop! gracias, voy corriendo a verlo!

Matvi. said...

Se podría hablar de un exquisito mal gusto.

paola said...

eso es, matías, eso es!

esteban lob said...

En todo caso, Paola, eso del concepto acerca de Viña-Valparaíso o La Serena-Coquimbo, es un decir generalizado que yo TAMPOCO COMPARTO.

Cariños.